6 nov
19:00

Ateneo Libre de Benalmádena

"El que no madruga con el sol, no goza del día"

Consejo de Don Quijote a Sancho

 

            Una de las evasivas con las que la inteligencia protege del presagio de la muerte es la indiferencia. La vida se vive como si no fuera con uno, como si no hubiera habido nadie antes y no vaya a existir nadie después. Cierto que se hacen testamentos y se dictan las últimas voluntades, pero es más rutina que convicción. Si de algo se puede estar seguro es de que el contrato nunca va a ser denunciado por el principal firmante. Esa displicencia hacia lo trascendente conlleva ventajas e inconvenientes, al tiempo que libera encadena. Está bien ignorar la condición terrenal del organismo humano, siempre y cuando se respeten ciertos principios termodinámicos. Pues resulta que la pandemia que amenaza con arruinar la especie es la obesidad (se consume más energía de la que se necesita) y esto preocupa a más de mil millones de personas en todo el mundo que preferirían poder compaginar sedentarismo y salud, extremos que se alejan mucho de ser compatibles. A pesar del interés que este problema despierta en las sociedades desarrolladas, existe un número parecido de personas atrapadas en todo lo contrario (consumen menos de lo que gastan), sin que haya forma de trasvasar lo que sobra a donde falta.

            Entre las cosas que se olvidan o que simplemente se desconocen se encuentra el hecho de que el hombre actual procede de un animal que ha evolucionado durante varios millones de años en estado salvaje subordinado a ciclos de luz y oscuridad. La fisiología humana está condicionada por esas dos circunstancias: I) animales diseñados para la actividad física convertidos en sedentarios en un plazo muy corto de tiempo y II) el hombre, como sus ancestros, vive sometido a periodos de luz (actividad), seguidos de periodos de oscuridad (descanso).

            El título de este libro “LA DIETA DEL TIGRE”, sugiere que el hombre, como animal domesticado que todavía no ha adaptado su fisiología a la vida sedentaria, se rige por el reloj biológico que determina que muchos animales (entre los que es posible se encuentre el tigre) sientan la necesidad de salir a cazar al apuntar las primeras luces del día, naturalmente en ayunas, y bajo el estímulo del cortisol que es la hormona que funciona como despertador en los mamíferos diurnos. Lo demás son explicaciones que tratan de trasladar de la jerga científica al lenguaje llano algunos temas de interés, como la diversidad muscular, los distintos tipos de grasa, el metabolismo o los antioxidantes y responder a las preguntas que encabezan los capítulos. La deformación profesional quizás me lleve a la repetición de conceptos que considero difíciles para los no familiarizados en bioquímica. Aunque lo que procedería en tales casos es aclarar en lugar de insistir, la reincidencia que es agravante en los delitos debería ser atenuante para el que pretende hacerse entender y así espero que se tome.

 

SALVADOR  PERAN MESA  es Profesor Titular de Fisiología y Bioquímica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Málaga. Tiene en su haber ser el primer protocolizador, y por tanto el introductor, de la Prueba del Talón en la práctica clínica en España, que hoy se sigue en todos los hospitales del país de forma rutinaria, lo que le hace merecedor de nuestro reconocimiento.

Es un escritor prolífico y comprometido, autor de numerosos libros y escritos relativos, más allá de su especialidad, a la convivencia social.