23 oct
19:00

Ateneo Libre de Benalmádena

Se suele denominar soberanía alimentaria  al derecho universal a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados y accesibles, de forma sostenible y ecológica, y al derecho a decidir el propio sistema alimentario y productivo, situándolo por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas.

Defiende los intereses de, las futuras generaciones y ofrece una estrategia para resistir y desmantelar el comercio libre y corporativo encauzando a los sistemas alimentarios, agrícolas, pastoriles y de pesca a ser gestionados por los productores y productoras locales.

 La soberanía alimentaria da prioridad a las economías locales y a los mercados locales y nacionales, y otorga el poder a los campesinos y a la agricultura familiar, la pesca artesanal y el pastoreo tradicional, y coloca la producción alimentaria, la distribución y el consumo sobre la base de la sostenibilidad medioambiental, social y económica.

 La soberanía alimentaria promueve el comercio transparente, que garantiza ingresos dignos para todos los pueblos, y los derechos de los consumidores para controlar su propia alimentación y nutrición. Supone nuevas relaciones sociales libres de opresión y desigualdades entre los hombres y mujeres, pueblos, grupos raciales, clases sociales y generaciones.