27 feb
19:00

Ateneo Libre de Benalmádena



Stephen William Hawking
nació el 8 de enero de 1942, 300 años después de la muerte de Galileo. Falleció el 14 de marzo de 2018, con 76 años. 

Se casó dos veces, la primera con Jane Wilde, con la que tuvo tres hijos (Robert, Lucy y Tim), y la segunda fue Elaine Mason.

Al poco de su primer matrimonio, con 21 años, se le diagnosticó una esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que fue agravándose con el paso de los años, hasta dejarlo casi completamente paralizado​, forzándole a comunicarse a través de un aparato generador de voz. ​ Ha sido la persona más longeva con esta enfermedad, a la que sobrevivió 55 años cuando la esperanza media de vida es de aproximadamente 14 meses. ​ Cuenta su hija que terminado este plazo, consideró cada nuevo día como un regalo, esforzándose por disfrutarlo.

Fue uno de los más grandes científicos de nuestro tiempo. Realizó trabajos sobre agujeros negros y singularidades espacio-temporales. Una de sus teorías desarrolladas fue la llamada radiación de Hawking. Otro de sus temas fue su controversia en el problema de la “pérdida de información en los agujeros negros”. Y el tema al que dedicó gran parte de su trabajo fue al estudio del tiempo (no el meteorológico).

En cuanto a su perfil universitario fue titular de la Cátedra Lucasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge, honor que compartió con su antecesor Dirac y con el gran Newton

Escribió libros divulgativos sobre ciencia, “Breve historia del tiempo”, “Del Big Bang a los agujeros negros”, “Brevísima historia del tiempo”, “El universo en una cáscara de nuez”, “El gran diseño”, “Agujeros negros”, “Pequeños universos y otros ensayos” y “La teoría del todo”. Su hija Lucy escribió, “Breves respuestas a grandes preguntas”, recopilatorio de algunos apuntes de su padre sobre las inquietudes que tuvo en su vida, en la que refleja un resumen de la tendencia a preguntarse cuestiones que no comprendía y que intentaba explicar.  En nuestra biblioteca municipal se puede encontrar el libro Stephen Hawking, su vida y obra, de Kitty Ferguson.

Consideró toda su vida que lo importante es hacerse preguntas como el inicio de conseguir una explicación sobre la realidad. Hawking  fue toda su vida un niño que siempre se estaba preguntando “cómo y por qué funcionan las cosas”. Una idea que siempre le guió fue no dar nunca por definitiva ninguna explicación de la realidad; siempre será posible encontrar alguna más cierta o más completa.

"No soy religioso en el sentido normal de la palabra. Creo que el Universo está gobernado por las leyes de la ciencia. Esas leyes pudieron haber sido creadas por Dios; pero Dios no interviene para romper sus propias leyes. ​

 

Francisco Quintana López es vicepresidente del Ateneo e Ing. Ind.